Leon de persica

Leon de persica

Panthera leo persica

León asiático

Estado de conservación
Distribución actual del león asiático
asiaticus (Brehm, 1829)
bengalensis (Bennett, 1829)
goojratensis (Smee, 1833)
indica (de Blainville, 1843)

El león asiático (Panthera leo persica) es una subespecie de león,2​ la única que puede encontrarse actualmente fuera de África. Se trata de uno de los felinos más amenazados del mundo, pues su población en estado salvaje se reduce a unos 523 ejemplares (en 2015) localizados en el Bosque de Gir, una zona protegida de 1412 km² situada al sur del estado indio de Gujarat.3​

Debido a su escasez en libertad, el león asiático es una pieza muy valorada por los parques zoológicos, donde se potencia su reproducción en cautividad. Se estima que existen alrededor de mil leones asiáticos en los zoológicos de todo el mundo.

El león asiático recuerda en todo a sus parientes africanos, aunque se pueden citar algunas sutiles diferencias. Para empezar, es un poco más pequeño y menos corpulento que los leones africanos, rondando los 160 – 190 kg en el caso de los machos y los 110 – 120 kg en el de las hembras. Los machos alcanzan una longitud de 1,70 – 1,80 m de largo más 70 – 105 cm de cola y hasta 1,07 m a la altura de la cruz, el macho más grande registrado en el bosque de Gir medía 2,92 m de largo incluyendo la cola, y tenía un peso de 190 kg. Las hembras, desprovistas de melena, son considerablemente más pequeñas, pues su longitud es de sólo 1,40 – 1,60 m sin contar la cola.4​

Los leones asiáticos también tienen el pelaje ligeramente más claro, y la melena rojiza y más corta en los ejemplares salvajes, en especial en la parte superior de la cabeza (razón por la cual, las orejas de los machos son siempre visibles), la melena se prolonga a lo largo del pecho de forma similar a la de su más próximo pariente, el león del Atlas(Panthera leo leo). El mechón de pelo en los codos es más notorio. También hay algunas características únicas en el cráneo que sólo comparten los leones norteafricanos y asiáticos. Y por último, los leones asiáticos siempre poseen un doblez longitudinal en la piel del vientre, característica muy escasa en los leones de África.

Los hábitos reproductivos y alimenticios son similares a los de los leones africanos. En el bosque de Gir, los leones dejan las zonas más densas a los tigres, mientras que ellos ocupan los márgenes, con árboles separados por áreas cubiertas de hierba y arbustos. Cazan tanto en manada como en solitario, siendo sus presas más frecuentes los ciervos (el axis y el sambar en particular), antílopes, jabalíes y búfalos indios. Por lo general, las manadas de los leones asiáticos son más pequeñas, con sólo un par de hembras, mientras que los leones africanos normalmente poseen harenes de 4 a 6 leonas. Tan sólo se ha documentado un caso excepcional de un león asiático que tenía 5 compañeras. Este pequeño tamaño de los grupos se debe probablemente a las menores dimensiones de las presas disponibles en Asia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *